Cambiar hábitos, transformando creencias y emociones (una forma más gratificante y duradera)

!Lo que marcará la diferencia entre lo que eres hoy y lo que serás en 10 años, son tus hábitos, ellos están en cada parte de tu vida!

Te invito a verlo en 3 aspectos de tu vida:

1. En tu relación de pareja, si tienes los hábitos de salir a comer cada semana con tu pareja, ir al cine, salir a bailar, caminar de la mano … en 10 años tu relación, será muy diferente a lo que puede ser si no los tienes.

2. Si en tu vida laboral, tienes hábitos como llegar a tiempo, priorizar, cumplir tus compromisos, entregar tus tareas a tiempo … adivina en 10 años ¿cómo será tu situación laboral?, será muy diferente a lo que puede ser si no los tienes.

3. Y en materia de salud, si tus hábitos son: comer saludable, hacer ejercicio, dormir suficiente, meditar… te puedo asegurar, que en 10 años, serás mucho más saludable, que lo que serías si tu estilo de vida fuera en dirección opuesta.

¿Es muy dramático?

Seguro que no lo es, ya que, según estudios científicos, más del 50% de lo que hacemos diariamente, son rutinas asociadas a nuestros hábitos y estos pueden estar afectándonos positiva o negativamente.

Enfocándonos en la salud, existe sobrada evidencia científica sobre los beneficios de los hábitos saludables, en salud física (controlar peso, reducir el riesgo de enfermedades, dormir mejor) y mental (sentirse con energía, mejorar estado de ánimo, pensar positivamente).

Sin embargo, al intentar cambiar hábitos negativos para la salud, por hábitos positivos, muchas personas no los disfrutan y por tanto es todo un reto incorporarlos a su estilo de vida.

¡Descubre el gran obstáculo!

Normalmente, las personas se enfrentan al reto de cambiar hábitos negativos, con la idea de que estos son los enemigos a vencer.

Esta actitud defensiva le da mucho poder al hábito que quieres cambiar, te genera mucho estrés y pérdida de energía.

Pero, tu puedes enfrentar mejor este reto, cuando lo haces en actitud de crecimiento. ¿Cómo es eso?

Detrás de un hábito negativo, normalmente existen creencias que generan miedos, frente a los cuales aprendiste a reaccionar con un determinado hábito.

Un hábito es una rutina que se realiza en forma automática y sin ningún esfuerzo, que se genera ante un determinado estímulo y dicha rutina proporciona una recompensa.

Cuando frente a un estímulo se ejecuta una rutina, obteniendo una recompensa, y esto se repite por un tiempo determinado, se forma un hábito.

Ciclo del hábito

Un estímulo puede ser, sentirse ansiosa y empezar a manejar esta situación comiendo y percibir como recompensa que, comer te calma la ansiedad.

Si esta es la forma como aprendiste a manejar ese estado emocional, una vez hallas repetido esta rutina, determinada cantidad de veces, te has ganado el hábito de comer emocionalmente.

El proceso no para aquí, esa ansiedad puede estar asociada a un miedo y éste a una creencia. Ejemplo: una persona puede sentirse muy ansiosa cuando debe entregar una tarea laboral y calmar dicha ansiedad comiendo.

Pero a su vez, sin ser consciente, esta ansiedad puede ser generada por el miedo a equivocarse al realizar dicha tarea y dicho miedo se lo produce la creencia limitante: “no soy capaz de hacer nada bien”.

Como ves, detrás de un hábito que quieres dejar, existen situaciones en tu interior, que han propiciado que éste haga parte de tu vida hoy.

Según nuestras creencias podemos reaccionar, a una determinada situación de dos formas:

1. En posición de crecimiento, identificando qué podemos aprender para crecer y avanzar ó 2. En actitud de miedo o de huida, generando estrés y frenando nuestro crecimiento (Bruce Lipton, Biología de la Creencia).

Entonces, será mucho más complicado, Pretender cambiar un hábito negativo, en posición defensiva o huyendo de este, utilizando solo nuestra fuerza de voluntad y motivación, sin conocer que lo genera en nuestro interior.

Lo anterior lo puedes constatar revisando los resultados que has obtenido intentando cambiar hábitos.

Un enfoque que te puede ayudar a cambiar hábitos en forma más gratificante y duradera, es hacerlo en actitud de crecimiento.

Hacerlo de esta forma, te permitirá conocerte mejor y encontrar las causas raíces de tus hábitos, descubriendo en tu interior, las creencias y miedos que los generaron.

Al descubrir y transformar las creencias y miedos que generaron un hábito negativo que quieres cambiar, te llevará a lograrlo en forma más consciente, permanente y generando cambios profundos en tu estilo de vida.

¿Cómo hacerlo?

Si quieres cambiar un hábito negativo para tu vida, pregúntate:

¿Para qué ha llegado este hábito a mi vida?

La respuesta a esta pregunta es un camino, en el que descubrirás en tu interior valiosos tesoros que antes no eras consciente que estaban allí.

¡Tus hábitos negativos, tienen mucho que enseñarte sobre ti!!!

Y cuando empiezas a conocerte mejor, comienzas a comprenderte y a entender lo que debes hacer para realizar los cambios de hábitos que deseas, para transformar tu vida.

¿Cómo cambiar hábitos, transformando creencias y miedos?

Lo puedes lograr en estos cuatro pasos:

  1. Descubre cual es el estímulo de la rutina del hábito que quieres cambiar.

Obsérvate atentamente, e identifica que sientes antes de la rutina (en el ejemplo anterior era ansiedad, antes de la rutina de comer) y la recompensa era, calmar dicha ansiedad.

Esto lo puedes lograr en una hora, una semana o un poco más de tiempo, pero ten paciencia, no estás en una competencia, la clave es observarte muy atentamente y sin juzgarte

Cuando lo logres, darás un gran paso en el camino de cambiar ese hábito que quieres dejar atrás.

El siguiente paso es descubrir:

  1. Cuál es la emoción y la creencia que se conecta con el estímulo de la rutina.

Para esto también debes observarte muy atentamente e incluso escribir, sobre lo que sientes antes del estímulo que da origen a la rutina. En el caso del ejemplo, era miedo a equivocarse al intentar realizar una tarea laboral.

Igualmente, puede llevarte cierto tiempo, pero de nuevo, la clave es observarte y escribir con atención paciencia y sin juzgarte.

Cuando lo hallas descubierto, te aseguro que puedes empezar a transformarlo. En el contenido de esta publicación encontrarás cómo transformar tus miedos.

En el proceso de identificar las emociones que se conectan con el hábito que quieres cambiar, podrás conocer la creencia limitante que genera esa emoción (como en el ejemplo, recuerda que era “no soy capaz de hacer nada bien”).

Estoy seguro que te interesa ese cambio, por eso te comparto este video, que te ayudará a descubrir y transformar creencias limitantes en potenciadoras.

  1. Ejecuta un plan para cambiar 

Una vez descubierta y transformada la creencia y el miedo que genera el hábito que vas a cambiar, debes encontrar una rutina que te permita lograr la misma recompensa que te genera el viejo hábito.

En el ejemplo que estamos tratando, al detectar conscientemente el estímulo (ansiedad por miedo a equivocarse) puede ser muy útil, cambiar la vieja rutina de comer, por una nueva que produzca la misma recompensa, pero que sea positiva, tal como:

Beber agua, tomar un té, llamar a un amigo, salir a dar un pequeño paseo, mirar por la ventana y observar atentamente todo lo que pasa o hacer una meditación corta.

De la misma forma en que se formó el hábito negativo, se adquiere el hábito positivo nuevo.

Por lo tanto, cuando tengas el reemplazo de la vieja rutina, repite y repite la nueva, de esta forma se va construyendo el hábito nuevo y se va debilitando el viejo.

Aquí en este enlace, encontrarás un video que publicamos, que te ayudará a realizar exitosamente este paso del proceso

  1. Monitorea y celebra tus logros.

Finalmente, monitorea visualmente el cumplimiento de los pasos que vas dando para lograr tu nuevo hábito, céntrate en el proceso y disfrutalo, siendo consciente que cada paso cuenta y te acerca a la meta.

Esto permitirá que cada que veas que cumpliste, te motives para continuar.

Aquí estarás preguntándote … ¿Y hasta cuando debo monitorear el cumplimiento? … hasta que ya no tengas que hacer ningún esfuerzo para, ante el estímulo, realizar y disfrutar la nueva rutina.

En este enlace podrás encontrar una APP gratuita que te será muy útil para realizar el monitoreo.

Cambiar hábitos es una poderosa herramienta para transformar tu vida y hacerlo en actitud de crecimiento te lo puede hacer mucho más fácil.

Inténtalo, con este enfoque y compártenos tus comentarios, no te cuesta nada y puedes ganar mucho.

¿Qué ganas? entrenarte en un método  que te permitirá ir cambiando hábitos, paso a paso, sin afanes, sin juzgarte, en forma duradera y tú misma.

Para que recibas en tu correo, en forma gratuita, nuestras publicaciones periódicas, por favor suscríbete a nuestro Blog.

Por favor, si te gustó el artículo, compártelo, ayúdanos para que juntos contribuyamos a que la humanidad sea más saludable.