Como Cumplir tus Propósitos de Año Nuevo, para cambiar Hábitos.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+

¿Te es difícil cumplir tus Propósitos?

Si estás leyendo este artículo, seguramente has intentado muchas veces hacer un cambio importante en tu vida, al finalizar un año, cuando redescubres que tus malos hábitos te están perjudicando o cuando un familiar o un amigo te lo han recordado con algún comentario.

Si te ha ocurrido esto, te tengo buenas noticias: ¡Sí es posible lograrlo!.

Solo tienes que aplicar este enfoque que te voy a compartir en esta publicación, el cual está basado en fundamentos científicos.

Normalmente, cometemos muchos errores al tratar de cumplir nuestros propósitos.

Sin embargo, definir propósitos en forma inadecuada es muy frecuente y es una de las razones más importantes, por las que fracasamos al intentar cambiar hábitos.

Pero … es fácil corregir dicho error y al hacerlo podrás cumplir tus propósitos de cambiar tus hábitos en forma exitosa.

Veamos…

¿Como definir tus propósitos para cambiar un hábito?

1. Prioriza un hábito.

Hace unos años realizaron una investigación en la que le hicieron seguimiento a las personas que se proponían lograr metas y encontraron que a mayor número de metas los resultados eran menores.

  • De 1 a 3 metas, lograban cumplir de una a tres.
  • De 4 a 10 metas, sólo una
  • De 11 a 20 metas, ninguna.

Si revisas en tu pasado podrás constatar estos resultados, dándote cuenta que cuando al definir metas, tuviste foco en una o dos, te fue más fácil lograrlas. Claro, toda tu energía se la dedicaste al foco que elegiste.

En cambio, cuando has estado detrás de muchas metas, te desgastaste dispersando un poquito de tu energía en cada una de ellas y finalmente no se dieron los resultados esperados.

Por tanto, antes de definir metas de hábitos saludables, debes realizar una lista de los  que quieres lograr y una vez la tengas, prioriza el que consideras más importante.

En el lenguaje de Creo Saludable, este será tu “Hábito Palanca”. Para hacerlo, selecciona de la lista de hábitos que hiciste, el que consideres que, al lograrlo mantener, es el que más puede aportarte en este momento, a mejorar tu estilo de vida saludable y si lo logras con ese hábito, los demás te serán relativamente fácil adquirirlos.

El beneficio de priorizar.

Te estarás diciendo en este momento, que quieres iniciar con varias metas para avanzar más rápido y te entiendo, yo también estuve en esa situación.

Hace algunos años estaba pasando por un momento difícil en mi vida y consideré importante mejorar mi estilo de vida, quería meditar, hacer ejercicio, comer más verduras, comer más frutas, tomar todos los días dos litros de agua y dormir suficiente.

Después de un tiempo de desgaste, fui consciente que era mejor empezar paso a paso y elegí enfocarme inicialmente en la meditación y créeme que esta ha sido una de las mejores decisiones en mi vida, ya que después de lograr el hábito de meditar, me fue más fácil seguir con el ejercicio, después con las verduras y así, paso a paso lo he ido logrando.

2. Descubre conscientemente porqué quieres cambiar.

Cuando hallas elegido tu “hábito palanca”, Descubre conscientemente, por qué lo quieres lograr. Este, debe venir de tu interior, para que funcione como un motivador muy fuerte.

Te lo aclaro con una historia. Una de las personas que he ayudado, quería mejorar sus hábitos alimenticios y al preguntarle porque quería hacerlo, inicialmente me dijo, “por mi hijo” y al indagarle más, finalmente me dijo “hace una semana mi hijo menor me dijo muy triste, que tenía miedo que yo no estuviera siempre es su vida, ya que en la escuela le habían dicho, que las personas que comían chatarra, vivían menos. Esto me produjo internamente una emoción muy negativa, que no quiero seguir sintiendo y por eso he decidido a cambiar”.

Un porqué fuerte es un poderoso motivador para cumplir tus propósitos lo que quieres.

3. Aplica el método SMART.

Una vez estés seguro de tu hábito palanca y tengas claro, conscientemente, por qué lo quieres lograr, aplica el método SMART, para definir metas adecuadamente y lograr incorporar a tu vida tu hábito palanca. Este es un método probado en muchas instancias y es fácil de aplicar, veamos:

La S (Specific).

Hace referencia a que debes redactar tu meta en forma específica. Una meta relacionada con tu hábito palanca podría ser: “hacer ejercicio”, pero esto es muy inespecífico y cuando quieras autoevaluar que tanto has cumplido, vas a tener serias dificultades.

En cambio, la podrías especificar mejor diciendo “voy a realizar 10 minutos de caminata, alrededor del vecindario, de lunes a sábados, iniciando a las 6:30 de la mañana”.

M (measurable).

Una meta debe ser medible y esto es más fácil cuando esta es específica. En el ejemplo anterior, podrás establecer cada semana que tanto lograste cumplir tu meta, sumando sólo los días en los que caminaste mínimo 10 minutos iniciando a las 6:30 de la mañana.

La utilidad de medir, es que puedes ir controlando tu proceso de cambio, detectando oportunamente tus fallos, analizando que sucedió, e implementando correctivos necesarios.

A (achievable).

Debes verificar que sea alcanzable. Una meta puede ser motivadora, pero debes asegurarte que es posible lograrla, teniendo en cuenta tus recursos, tu estado actual y tus reales posibilidades de lograrla.

En la meta anterior, se podría haber propuesto caminar 50 minutos diarios, pero es posible que aún, no cuentes con todo ese tiempo o no tengas el estado físico para lograrlo. Por lo tanto, empezar con una meta alcanzable de 10 minutos es muy sensato.

La R, (relevant).

Tu meta, debe tener mucha importancia para ti, que le aporte a tu propósito de vida, estar adaptada a la realidad y al contexto en que te encuentras.

Por lo tanto, si en este momento un componente de tu propósito de vida es construir un estilo de vida saludable, la meta de adquirir el hábito de caminar será relevante para ti.

Finalmente la T (time-Bound), tiempo límite para lograr tu meta.

En caso de adquirir hábitos, ha sido muy controvertido establecer el tiempo que se requiere para lograrlo. Sin embargo, en una investigación realizada en Londres, encontraron que se requiere de 18 a 252 días y que el mayor o menor tiempo depende del hábito que quieras adquirir y de la continuidad con la que repitas la rutina del hábito nuevo. 

Así, lograr el hábito de beber agua te podría tomar 15 días, hacer ejercicio 60 días y comer verduras 200 días. ¿Cuándo sabrás que lo has logrado? Cuando el esfuerzo para cumplir tu hábito sea mínimo y lo disfrutes.

4. Ejecuta y monitorea el cambio de hábito

Una vez tengas definida  tu meta en forma adecuada y por escrito, empieza a cambiar tu hábito conscientemente, monitorea diariamente el cumplimiento y corrige tus fallos. Si eres constante, paso a paso lograrás cumplir tus propósitos.

Y tú … ¿qué hábito saludable quieres incorporar a tu vida? …

Para que recibas en tu correo, en forma gratuita, nuestras publicaciones periódicas, por favor suscríbete a nuestro Blog.

Por favor, comunícanos tus comentarios y si te gustó el artículo, compártelo, ayúdanos para que juntos contribuyamos a que la humanidad sea más saludable, ayudando a las personas a mejorar sus hábitos saludables.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+